Press "Enter" to skip to content

“No se detiene la caída de la actividad económica”, editorial del diario Norte (Chaco)

Según las últimas cifras que arroja el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) del Indec, la economía nacional no logra detener la caída que viene registrando desde los primeros meses del año, siendo la industria manufacturera y el comercio los sectores más afectados por las políticas de achicamiento del mercado interno.

Los datos del instituto de estadísticas confirman que la actividad económica retrocedió 1,6 por ciento interanual en agosto mientras que en lo que va del año la caída es de 0,9 por ciento respecto al mismo período de 2017.

Ni siquiera el comercio en las zonas de frontera, que esperaba compensar las pérdidas producidas por la baja en el consumo de los argentinos, pudo aprovechar la llegada de compradores de países vecinos que intentan sacar ventajas de la fuerte devaluación del peso argentino.

La actividad financiera especulativa se impone por sobre la producción y el trabajo,
De esta manera, en una economía donde la actividad financiera especulativa se impone por sobre la producción y el trabajo, los comercios que ya vienen sufriendo los efectos de la inflación, deben hacer frente como pueden al aumento de los alquileres de los locales y a la presión de los tributos, una mezcla que se vuelve una carga cada día más pesada.

En Misiones, por ejemplo, la fuerte caída en las ventas provocó el cierre de cerca de la mitad de los locales comerciales de la ciudad de Posadas, y un escenario también preocupante se vive en las demás provincias de la región.

Es que, a nivel nacional, después de un primer trimestre que exhibió números favorables, las primeras señales de desaceleración de la economía llegaron en abril de la mano de una preocupante corrida cambiaria. Ese mes la actividad económica retrocedió 0,5 por ciento interanual, en mayo bajó 5,2 por ciento y en junio 6,8 por ciento.

En julio la caída fue menor al registrar un retroceso de 2,7 por ciento y en agosto retrocedió 1,6 por ciento; pero distintos economías advierten que esta desaceleración de la caída está muy lejos de convertirse en tendencia porque el gobierno nacional decidió mantener las tasas de interés anuales por arriba del 70 por ciento con el objetivo de contener a la moneda estadounidense, pero esa polémica medida también asestó un duro golpe a los sectores productivos.

El problema es que las cifras del mes de agosto que llegaron a las manos del Indec todavía no tienen el impacto de la crisis cambiaria, y por eso los economistas esperan que en los próximos meses la actividad siga contrayéndose, con todo lo que eso significa para una ciudadanía que viene soportando sobre sus espaldas varios años de ajuste.

Un claro indicador de la crisis que atraviesa el país también fue la caída de las ventas en el Día de la Madre, que no repuntaron ni siquiera con promociones y tentadoras ofertas que lanzaron los comercios con la esperanza de reanimar el alicaído consumo de los argentinos.

Un dato a tener en cuenta es que varias empresas multinacionales que operan en la Argentina calificaron a la economía del país como hiperinflacionaria en los informes que enviaron a las casas centrales para que sean presentados ante sus accionistas.

Estas compañías coincidieron en recomendar a sus filiales que las ventas sean analizadas bajo los parámetros de una economía hiperinflacionaria. No debe sorprender, entonces, que la confianza de los consumidores argentinos en la economía haya caído un 3,1 por ciento en octubre por segundo mes consecutivo y acumulado así un derrumbe del 36,1 por ciento contra el mismo mes del año pasado, según las cifras publicadas por el Centro de Investigación en Finanzas de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella, al presentar los resultados del Índice de Confianza del Consumidor de este mes.

Es de esperar que el gobierno nacional rectifique el rumbo de la economía y evite cometer los mismos errores que en el pasado sumaron largos períodos de inestabilidad e inseguridad para la mayoría de los argentinos.

Fuente: https://bit.ly/2zcunuL