Press "Enter" to skip to content

“La Argentina no es una isla”

Editorial de La Capital (Rosario, Santa Fe), por Jorge Levit.

Cada vez más los cambios en la política y economía internacional de los últimos dos años impactan en la Argentina de una manera casi inmediata. Los teóricos de la economía aseguran que, por ejemplo, cuando el banco central de un país toma una decisión de política monetaria, recién en no menos de seis meses se perciben sus efectos en el mercado.

Sin embargo, el actual cambio de paradigma de las principales naciones industrializadas crea rápidos cimbronazos que, como siempre, los pagan los países más pobres. Si Estados Unidos se vuelve proteccionista y mantiene una guerra comercial con China, eso se refleja en el aumento de la tasa de interés del mercado financiero mundial que perjudica a los países emergentes como Argentina.

Si como parece, el enfrentamiento entre Arabia Saudita e Irán sigue escalando, el precio del petróleo puede volver a niveles impagables y también sufrirá Argentina. Y en este contexto, Venezuela, uno de los principales productores mundiales de crudo, se ha vuelto principal protagonista de un conflicto que divide a los países más importantes.

Rusia y China por un lado y Estados Unidos (junto a sus aliados satélites) y Europa por otro, mantienen posiciones diferentes, ninguna basada en el interés genuino por los venezolanos sino en base a sus estrategias geopolíticas en materia internacional. Hasta El Vaticano se ha pronunciado sobre el caso, aunque sin sumarse a ninguno de los dos sectores, dejando múltiples interpretaciones abiertas que cada lector sabrá discernir.

Las paradojas de este mundo nunca terminan de sorprender. China promueve el libre mercado cada vez con más fuerza porque su economía pierde ritmo de crecimiento, que sin embargo sigue estando arriba del 6 por ciento anual. Estados Unidos se ha vuelto más proteccionista que nunca, es conducido por un personaje que la historia norteamericana se las tendrá que arreglar para presentar, pero que evidentemente interpreta el sentimiento y pensamiento de gran parte de la sociedad estadounidense. Esa ola del norte bajó al país más grande de la región, Brasil, e instaló a Bolsonaro, un ultraderechista misógino y xenófobo. La Argentina se instaló políticamente en este lado del juego, aunque tampoco tenía muchas opciones para un país dependiente del financiamiento internacional, sea del Fondo Monetario (que controla Estados Unidos) o del mercado de capitales del mundo.

Tal vez en las próximas décadas se verá si la asociación carnal con Donald Trump tendrá efectos positivos para el país. Sin dudas, la lección por no haber declarado rápidamente la guerra al nazifascismo en la Segunda Guerra Mundial mientras Brasil enviaba tropas a combatir a Europa, seguramente la recuerdan quienes hoy deciden la actual política internacional argentina.

El fenómeno del avance del nacionalismo y la ultraderecha no es sólo potestad de este continente. Europa atraviesa la peor crisis política de la posguerra y recrea escenarios que la llevaron al desastre apenas un siglo atrás, lapso que es sólo un suspiro medido en tiempos históricos. Gran Bretaña se va de la Unión Europea y si no acuerda una salida ordenada podría causar un desastre mayúsculo en la economía internacional, como lo ha advertido el propio Banco de Inglaterra. Paradójicamente, y para demostrar que la historia no siempre se repite en forma lineal, Alemania asoma como un garante europeo resuelto a no permitir graves distorsiones. Sin embargo, ya cuenta con neonazis en el Bunsdestag (Parlamento Federal), en las legislaturas regionales y hasta en los gobiernos municipales. Pero peor es Italia, que tiene a la neofascista Liga del Norte en el gobierno de coalición del gobierno de Giuseppe Conte.

El golpe de gracia de la ultraderecha en Europa se puede producir en las próximas elecciones del Parlamento Europeo el 26 de mayo, cuando de concretarse un respaldo al neofascismo, configuraría un retroceso político para la democracia y el posible inicio del avance definitivo de la lacra de la ultraderecha en los gobiernos nacionales.

Hasta el presidente francés Emmanuel Macron, conservador de centro derecha, suena como execrable para el neofascismo europeo. Sin embargo, más allá de su posición política e ideológica, junto a la alemana Angela Merkel son los responsables de que todavía los valores de la libertad no hayan sido conculcados y la historia no se repita.

La ultraderecha europea simplifica la crisis del continente en el ataque a los inmigrantes africanos o del Medio Oriente que intentan salvar sus míseras vidas en suelo europeo. Ese es el nuevo “enemigo” a combatir y el aglutinante motivador de millones de personas sujetas a ser manipuladas emocionalmente en una causa “liberadora”. Ya ocurrió en las Cruzadas, en el nazismo y en otros momentos históricos, cuando el pensamiento crítico de las masas quedó relegado a niveles bajísimos.

En medio de estas turbulencias globales, la Argentina está muy comprometida. De las decisiones que tome en materia internacional la dirigencia política durante los próximos tiempos dependerá en buena parte el futuro del país. El resto y tan o más importante, claro está, es la responsabilidad de los gobernantes en materia doméstica, porque pueden empeorar drásticamente o atenuar los efectos de un mundo en crisis.

Fuente: https://bit.ly/2S0hZtW